Vídeos en El País Vídeo

portada

Las voces contra el muro de Trump. Ciudadanos, políticos y empresarios de EE UU, México y otros países americanos critican el proyecto más polémico del presidente estadounidense para la frontera de su país.

Estibadores: lucha en los muelles de carga (Artículo de Pablo Ordaz y Jesús A. Cañas).

 

Los emoticonos invaden nuestra conversación. Los nuevos teclados virtuales ‘traducen’ las palabras a imágenes (Artículo de José Mendiola Zurriarain).

De la tierra a Internet: iniciativas para reducir el desperdicio alimentario. La producción alimentaria, la restauración y los hogares concentran la mayor parte del despilfarro (Artículo de Josep Catà y Pablo Ramiro).

La Real Fábrica de Tapices, diez años de Patrimonio histórico. La empresa evitó la quiebra y ha firmado recientemente un encargo de 1,2 millones de euros (Artículo de Pablo Ramiro).

El legado tecnológico de James Costos (Artículo de Guillermo Abril).

WhatsApp tiene un nuevo tipo de letra y así puedes cambiarla. La app de mensajería ha introducido una nueva opción en el estilo de sus mensajes y este es el truco (Artículo de Verne).

Un español consigue los 145 monstruos de ‘Pokémon Go’. El joven ha tardado 22 días en cazar todas las criaturas de Nintendo disponibles hasta ahora (Artículo de Alba Moraleda y Enrique Bolland).

Así es Pixel, el ‘mata iPhones’ de Google. El móvil modelo de la compañía del buscador destaca por su cámara y diseño (Artículo de Rosa Jiménez Cano).

La sede de la masonería muestra sus secretos. 1.800 personas aprovecharon las jornadas de puertas abiertas de la Gran Logia de España en Madrid, que se convirtió en el edificio más visitado de la Semana de la Arquitectura (Artículo de José Luis Aranda).

La larga galopada del Hipódromo. La institución inaugura un museo dedicado a su arquitecto, Eduardo Torroja, y un libro sobre la historia de este espacio en sus 75 años de existencia (Artículo de Mai Montero).

Vivir el alzhéimer entre cuatro paredes. En el 94% de los casos, la familia es la responsable del cuidado de la persona que sufre la enfermedad (Artículo de Joana Oliveira).

Mi mascota manda más que yo. La fiebre por los animales de compañía se extiende por el planeta (Artículo de Sara Cuesta y Marís Hervás).

Cómo liberar a los niños de Burundi (Artículo de Óscar Gutiérrez).

¿Agobiado a ‘whatsapps’? Una guía rápida para recuperar la libertad (Artículo de José Mendiola Zurriarain).

WhatsApp planea incorporar vídeos de perfil (Artículo de José Mendiola Zurriarain).

Apps que estrecharán tu relación con tu perro (Artículo de Miguel Ángel Corcobado).

Música clásica y heavy: ¿enemigos irreconciliables?

Dos profesores del Conservatorio de Madrid analizan cinco canciones de grupos modernos de metal

“La tragedia de Mozart se basa en gran parte en el intento de transgredir por sí mismo como persona, pero también en su creación, los límites de la estructura de poder de su sociedad […] Representaba al artista libre que confiaba en gran medida en sus dotes individuales, en un tiempo en el que la interpretación y la composición de la música […] estaba exclusivamente en manos de músicos-artesanos empleados en puestos fijos en parte en las cortes, en parte en las iglesias de las ciudades”.

La cita pertenecen a la obra Mozart: Sociología de un genio, escrita por el sociólogo alemán Norbert Elias. Su análisis de la figura del músico y la relación existente entre sus composiciones y su contexto social me vino a la cabeza un tiempo después de leer el libro, al ver el documental Metal: A headbanger’s journey, en el que el antropólogo canadiense Sam Dunn investiga las raíces culturales de su gran pasión: el heavy metal.

En un momento de la cinta, uno de los entrevistados, el escritor y periodista Malcolm Dome afirma lo siguiente: “Yo aún creo que si Wagner viviera hoy en día, probablemente tocaría en Deep Purple, o Beethoven podría haber sido feliz tocando en Led Zeppelin”. Esta hipótesis es incomprobable. No ocurre lo mismo con la tesis del productor Bob Ezrin, quien asegura en el documental que “las raíces clásicas del heavy metal son bastante obvias”. “Diría que la mayoría de los adeptos”, continúa; “los realmente buenos, fueron fanáticos de la música clásica oscura, poderosa y pesada, como la de Wagner”.

Más allá de las múltiples versiones heavies que evidencian la existencia de ese gusto (ver lista de reproducción), ¿existe una influencia de la música clásica en los compositores de metal modernos? Les he pedido a Enrique Igoa y Alejandro Román, profesores del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, que analizaran algunas canciones y me dieran su opinión sobre la calidad de las composiciones, de la ejecución técnica, las posibles influencias clásicas, la originalidad y el interés de la propuesta… No se trata de bandas de heavy clásico, sino de grupos de diferentes vertientes surgidas de la evolución del mismo. Estos son los resultados*.

1. What a horrible night to have a curse, de The Black Dahlia Murder (por Enrique Igoa)

Sin ser en absoluto un experto en heavy metal o rock duro, me parece un tema normalito, con cuatro o cinco acordes, lo mínimo que puede hacerse, y algún que otro efecto, pero nada comparable a lo que ya han hecho hace años grupos como Sonata Arctica, por ejemplo. No veo nada original ni especialmente memorable. Es un tema muy lineal, sin contraste entre secciones. Lo oyes una vez y es suficiente, no hay más que sacar de la estructura, la armonía, las tonalidades, el cambio de acordes, la melodía…. No sé cómo de difícil es desde el punto de vista de la ejecución, no he escuchado más temas como para juzgar. Se defienden bien, pero no me llama la atención, como sí ocurre con Protest the hero.

Lee el resto de esta entrada

Miquel Pellicer: “Los grandes medios están perdiendo el tren de la información”

Entrevista al autor (junto a Marta Franco) del libro Optimismo para periodistas

Marta Franco y Miquel Pellicer

Marta Franco y Miquel Pellicer (http://miquelpellicer.com/)

Según los resultados de una encuesta realizada recientemente por la web de empleo CareerCast, solo hay un profesión peor que el periodismo: la de leñador. Pareciendo un tanto exagerado, el dato no deja de revelar el descontento de un sector cuyas cifras de desempleo son alarmantes y en el que los afortunados que tienen trabajo, lo suelen disfrutar en unas condiciones de preocupante precariedad. No parece el mejor contexto para que los periodistas sean optimistas, pero las lamentaciones no van a mejorarlo. La revolución que llega de la mano del nuevo entorno digital ofrece múltiples oportunidades para aquéllos que estén dispuestos a asumir los cambios en la profesión. Lo tienen claro Miquel Pellicer y Marta Franco, autores del libro Optimismo para periodistas: Claves para entender los nuevos medios de comunicación en la era digital. Sin esconder que existen situaciones intolerables, Pellicer lanza en esta entrevista un mensaje de ánimo a los profesionales y los medios, a los que insta a arriesgar en sus propuestas y a no temer a los pequeños fracasos que aguardan en el camino hacia el éxito. Al fin y al cabo, hace un año el periodismo ocupaba el último lugar de la lista de CareerCast, por detrás del noble arte de cambiar leña. Vamos avanzando.

-¿Qué razones tiene un periodista para ser optimista en un contexto tan precario como el actual?

-Hay varias. Primero, a pesar de que los datos de proyectos que han quebrado y de periodistas que se han ido a la calle son elevados, hay oportunidades, puntos en los que se puede avanzar en la profesión. Cada vez hay más iniciativas que se construyen a partir de la idea de pequeñas redacciones, periodistas que se encuentran en el paro y forman colectivos… Las grandes cabeceras se están sustituyendo por estos proyectos que, pese a su tamaño, poco a poco están creciendo. JotDown, Acuerdo, Eldiario.es, Yorokubu, La Marea, The Objective… Nunca habíamos tenido tantas herramientas para informar, se tiene que reinventar el modelo de negocio, pero el público está cada vez más activo y permite potenciar los contenidos. No solo se puede trabajar en un medio convencional, se pueden montar proyectos, trabajar para varias empresas o marcas…

Lee el resto de esta entrada