Tenpel despliega las alas

El grupo madrileño ultima su segundo disco, ‘La sangre de Pegaso’, que verá la luz a principios de octubre

Tenpel

A medida que en el local de ensayo de Tenpel un mp3 va reproduciendo los temas que componen La sangre de Pegaso, su nuevo disco, en las caras de los miembros del grupo se va dibujando una sonrisa y sus ojos cruzan miradas de complicidad. No pueden esconder el orgullo propio de quien siente la satisfacción de haber hecho bien su trabajo, ni la ilusión de quien expone sus nuevas canciones a oídos ajenos casi por primera vez. Incluso aunque suenan en un estado precario, sin mezclar ni masterizar, pronto salta a la vista que esta banda casi de culto de la escena alternativa madrileña ha vuelto a dar en el clavo. Todavía no han firmado con ninguna compañía, pero con discográfica o sin ella, tienen claro que su nuevo disco saldrá a la calle durante la primera semana de octubre.

A pesar de la juventud de sus músicos (la mayoría tiene poco más de 26 años), Tenpel suma ya más de una década de existencia. En ese tiempo, el grupo ha dado más de 100 conciertos; ha tocado en Festimad, teloneado a bandas como Pearl Jam, Lordi o Ill niño, y en dos ocasiones ha quedado segundo en el concurso de música Villa de Madrid. Este verano, Tenpel ha grabado el primer videoclip de su carrera. De la formación original solo quedan el vocalista, Juan Soler, Kantz, y Juan Cano, batería. El resto del grupo lo componen los guitarristas Raúl Fernández y Christian Taylor, el bajista Álex Fernández y el teclista Óscar Martín.

La banda nació hace 11 años en Madrid, en una época en la que los locales de ensayo de la capital rebosaban de bandas cortadas por el mismo patrón que estrellas internacionales como Korn, Deftones o Slipknot. Ellos, sin embargo, dieron desde el principio con un sonido personal que les diferenciaba del resto de los grupos de su escena. Un sonido que ha ido evolucionando a lo largo de los años, generando una particular fusión de estilos, como el metal y el flamenco, perfectamente integrados sobre una base estructural de rock duro. Un sonido que se sustenta en la impresionante voz de Kantz, que gana adeptos por escuchas y justifica por si sola la concesión de una oportunidad al grupo.

La rutina de la banda se convirtió en una odisea hace dos años y medio, cuando el vocalista se tuvo que ir a vivir a Barcelona. “Lo normal habría sido que nos hubiéramos ido a la mierda, pero si tú quieres mantener lo que tienes, luchas por ello”, asegura Kantz. De esta manera, armados de voluntad y tecnología, los miembros de Tenpel se las han apañado para acortar las distancias físicas y seguir avanzando musicalmente. Así le dieron forma en un tiempo récord a los 14 cortes que componen su nuevo trabajo. Cano explica cómo lo hicieron: “Nos montamos un miniestudio casero en el local de ensayo. Grabábamos todas las ideas y cuando más o menos teníamos estructurada una canción se la mandábamos a Kantz para que compusiera la melodía de voz y la letra. La mayoría de la composición se ha hecho a través de Internet”.

Aunque muchas de las nuevas canciones nacen de ideas antiguas, la mayoría se compusieron definitivamente tras finalizar la grabación del último EP del grupo, Una increíble verdad. Tenpel empezó a grabar su nuevo disco en marzo en los estudios Sadman de Madrid. En septiembre, las canciones serán mezcladas y masterizadas. A falta de tener en sus manos el producto final, los miembros del grupo se muestran totalmente satisfechos con el resultado provisional. “Es un disco bastante completo, 100% Tenpel”, dice Kantz. Para Cano, es mucho más crudo que lo que habían hecho hasta ahora: “Le hemos dado menos vueltas de lo que solemos a la composición de las canciones, hemos querido comernos menos la cabeza y mostrar más los temas como eran en su origen. Están más basados en los riffs, pero también hay arreglos, hay chelos, cajones flamencos, percusión menor…”.

Ideas claras

Uno de los aspectos más característicos de Tenpel es la decidida apuesta que la banda ha realizado siempre por la oferta gratuita de sus trabajos en Internet. El disco nuevo también se va a colgar en su sitio web; es una condición innegociable para cualquier compañía que quiera ficharles y la plantean sin ambages. “La idea cuando grabas una canción es que la escuche todo el mundo y que la gente pueda opinar. Colgarla es la forma más rápida y directa de hacerlo. Ya nadie te suele poner problemas, porque saben que si no lo cuelgas tú lo va a hacer otro, con peor calidad y sin las letras ni el arte del disco. Quien quiera comprarlo lo va a comprar igual”, afirma Cano.

Los miembros del grupo también mantienen una comunicación permanente con sus seguidores a través de distintas redes sociales. Están en Myspace, Facebook y Twitter, y la grabación de La sangre de Pegaso la han ido narrando a través de un blog. Para Kantz, es una forma natural de adaptarse al contexto presente: “Hay que entender que esto funciona así. Aunque no sea directamente, si un chaval habla de ti en un foro ya estás ahí. Entonces, si tú mismo hablas de ti, vas a tener mucho más que decir. Tienes que dar lugar a que la gente opine, pero también enseñar qué es lo que tú piensas de lo que estás haciendo”. Lo que los componentes de Tenpel piensan de lo que han hecho parece claro; a partir de octubre, les llegará el turno de pronunciarse a sus seguidores.

Música en imágenes

El proceso creativo de Tenpel no se agota en la faceta musical. Kantz, diseñador gráfico de profesión, también se ocupa de ilustrar las portadas y los libretos de sus trabajos. Según explica, en el caso de La sangre de Pegaso no fue pensando en la forma de ilustrar las canciones según se componían, sino que esperó a tener una idea global de todo el disco: “Cuando tuve esa idea pensé en el concepto visual. Para mí el título tiene un sentido, la sangre de Pegaso es lo que tú tienes que yo no tengo y quiero tener. Todos tenemos un don, una aptitud o capacidad que otros no tienen y de ahí surgen las envidias, los odios, los problemas en las relaciones. El diseño del disco intenta reflejar eso en imágenes”.

FUENTE: El País

Anuncios

Acerca de Daniel Castresana

Soy periodista, licenciado en la Universidad Complutense de Madrid. También he estudiado el Máster de Periodismo del diario El País. Trabajé tres años en la cadena de televisión CNN+ y uno en El País. En 2013 viví en Guayaquil (Ecuador), donde trabajé en el diario Expreso.

Publicado el 31 agosto, 2010 en Cultura, El País, Música, Reportajes publicados y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: