Juan Rodríguez siempre aprueba

El medio centro, hijo de profesores y estudiante de Educación Física, destaca por su regularidad sobre el césped

Juan Rodríguez

A Juan Rodríguez (Málaga; 1982) siempre le gustó estudiar. Hijo de maestros, él mismo comenzó la carrera de Magisterio en Educación Física cuando todavía se desempeñaba en el centro del campo del filial del Málaga. Ahora, en plena madurez deportiva, Rodríguez no suspende nunca. Al Getafe llega uno de esos jugadores que lo dan todo cada domingo para sostener a su equipo sin necesidad de que les alumbre ningún foco. Lo tiene claro Migel Ángel Lotina, su entrenador en las últimas cuatro temporadas en el Deportivo: “Nunca destaca demasiado, pero tampoco juega mal. Siempre te da un notable”.

Lo primero que resaltan de Rodríguez los técnicos que le han dirigido, además de su sacrificio por el grupo, es su polivalencia. Lotina le ha usado casi siempre en el doble pivote, pero no ha dudado en tirar de él para cubrir la banda derecha y le ha llegado a poner de segundo punta. “Tiene un buen nivel en todos los aspectos del juego”, opina Antonio Tapia, el entrenador que le dio a conocer en Primera con el Málaga en la temporada 2004-05, tras haberle visto crecer en el filial; “es físicamente muy poderoso y defensivamente equilibrado. Conmigo desbancó a jugadores importantes y desde entonces ha mejorado en el juego combinativo. Está en su mejor momento, con un nivel de madurez importante”.

Rodríguez llega libre al Getafe después de un año muy difícil, en el que el Deportivo ha descendido a Segunda. Ya vivió esa experiencia en Málaga en 2006. “Son cosas que te hacen aprender, más incluso que si consigues premios”, indica Tapia. “El Getafe es un equipo de calidad y él va a aportar un gran despliegue físico”, continúa, “además de definición y equilibrio en las áreas”. “Le dará experiencia”, apunta Lotina, aunque avisa: “Para él, especialmente, es muy importante el compañero que tenga en el medio centro. Cuando jugaba con Sergio, por ejemplo, daba mucho más”. Echando la vista atrás, Tapia lanza una reflexión final: “No ha llegado más lejos porque los entrenadores no le conocen. Caparrós, que sí le conocía, se lo llevó al Deportivo nada más firmar”. Y acertó. No habrá copado portadas, pero con su incansable trabajo en la sombra, Rodríguez se ha ganado la continuidad en Primera en el año en que su equipo ha dicho adiós a la categoría.

FUENTE: El País

Anuncios

Acerca de Daniel Castresana

Soy periodista, licenciado en la Universidad Complutense de Madrid. También he estudiado el Máster de Periodismo del diario El País. Trabajé tres años en la cadena de televisión CNN+ y uno en El País. En 2013 viví en Guayaquil (Ecuador), donde trabajé en el diario Expreso.

Publicado el 27 junio, 2011 en Deportes, El País, Fútbol, Reportajes publicados y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: