Pase de Ernesto, peligro seguro

El extremo, máximo asistente de Segunda junto al céltico De Lucas, ha intervenido en 11 de los 15 goles del Guadalajara

Ernesto, con el Guadalajara

Ernesto, con el Guadalajara

Tras más de tres partidos completos de sequía, cerca de 300 minutos sin perforar una red, el Guadalajara se reencontró el pasado domingo con el gol de la misma forma en que se despidió de él: en una jugada a balón parado botada por Ernesto Gómez (Madrid; 1985). Bastó con que el Alcoyano (1-1) cometiera una falta en las cercanías de su área para que el extremo izquierdo del conjunto alcarreño volviera a calzarse el guante en el pie izquierdo y disparara un regalo que Javi Soria no desaprovechó. Fue el séptimo pase de gol del madrileño en lo que va de curso, lo que le convierte, junto al medio del Celta Quique de Lucas, en el máximo asistente de la Segunda División. Un peligro para el Nàstic, antepenúltimo en la Liga y su rival esta noche (21.00; C+ Liga/GolT).

Es incuestionable el protagonismo de Ernesto en la campaña del Guadalajara (13º), al que ya en junio llevó a la categoría de plata con una asistencia y un gol en el choque decisivo para el ascenso contra el Mirandés. Aunque él, humilde, le quita importancia a las cifras: “Es un poco fruto de la casualidad. Siempre saco yo a balón parado y es normal que dé más pases de gol”. Pases que atraen menos focos que los goles, pero igual de importantes para que el balón acabe en la red. Para Ernesto, simplemente, se trata de funciones diferentes. “Yo tengo más facilidad para crear ocasiones que para materializarlas”, dice; “y siempre se da más valor a quienes marcan”. El caso es que él tampoco anda corto de remate. A sus siete pases de gol suma cuatro dianas, por lo que ha intervenido directamente en 11 de los 15 goles de su equipo. “Desde siempre he asistido a mis compañeros y este año lo estoy mezclando un poco más con el gol. Me es indiferente, siento el mismo placer”, resuelve.

Ernesto, junto al meta Saizar, es el único del cuadro alcarreño que no se ha perdido ni un minuto de la Liga, lo que agradecen sus compañeros. “Los números están ahí, su peso en el equipo es incuestionable”, señala su capitán, Jorge Martín. Aníbal, máximo goleador del Guadalajara junto al propio Ernesto, destaca especialmente su habilidad en las faltas. “Hay otros jugadores con una gran calidad en el golpeo, puede incluso que mejores”, opina el ariete; “pero es que él, además, lee muy bien a dónde tiene que ir el balón. De todos los futbolistas con los que he jugado, es el que más peligro crea en las faltas”. En similar dirección apunta su entrenador, Carlos Terrazas: “Lo realmente importante en la estrategia es la calidad del que saca y del que remata, y Ernesto tiene un gran golpeo”.

Las cualidades del extremo, en cualquier caso, van más allá de la pizarra. “Tiene muchísimo desborde y una gran capacidad para sacar el centro en carrera o con un defensa delante”, dice Martín; “está en plena madurez futbolística y no le pesa la presión”. El peligro de Ernesto, criado en la cantera del Real Madrid, tampoco pasa desapercibido para sus rivales. “Algunos me ha comentado tras los partidos la virtud que tenemos con él, que nos dará muchos puntos”, asegura el capitán.

Más allá de los halagos, la figura del delantero, poco conocida en una categoría en la que solo había disputado 12 partidos con el Málaga en la temporada 2006/07, empieza a perder el factor sorpresa. “Está claro que los equipos aprenden”, reconoce él; “a medida que pasan los partidos conocen más al equipo y a cada jugador”. “Van descubriendo nuestros puntos fuertes e intentan taparlos mejor”, le secunda Martín. Ambos consideran, no obstante, que en la mala racha del Guadalajara está siendo más determinante el desacierto defensivo que las posibles estrategias para defenderse del extremo. El equipo no gana desde que el 11 abatiera con un libre directo al Sabadell en la décima jornada. Los alcarreños, entonces terceros, han perdido 10 posiciones tras aquella victoria. Pero el último encuentro les dejó buenas sensaciones. Y con Ernesto enchufado en el pase, volver a ganar se antoja un poco más fácil.

FUENTE: El País

Anuncios

Acerca de Daniel Castresana

Soy periodista, licenciado en la Universidad Complutense de Madrid. También he estudiado el Máster de Periodismo del diario El País. Trabajé tres años en la cadena de televisión CNN+ y uno en El País. En 2013 viví en Guayaquil (Ecuador), donde trabajé en el diario Expreso.

Publicado el 18 noviembre, 2011 en Deportes, El País, Fútbol, Reportajes publicados y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: